Español

English

Para Profissionales

 Informaciones de interes

  Que és la calefacción radiante

  leer más



  Noticias

  leer más

  Que és la calefacción radiante


QUE ES CALEFACCIÓN RADIANTE?
Como el Sol, la calefacción radiante es un modo de transferencia del calor a través de ondas térmicas que, al envés de los sistemas tradicionales que calientan el aire, calienta sobretodo los cuerpos sólidos e la envolvente del compartimiento en lo cual están ubicados los cables calefactores.
La calefacción por suelo radiante eléctrico consiste en convertir todo el pavimento en un grande panel emisor de suave e imperceptible calor radiante, a través de un cable calefactor eléctrico, integrado bajo a lo hormigón. Perfectamente protegido y aislado, controlado por un termostato de ambiente que mantiene en cada compartimiento la temperatura pretendida.
La calefacción por suelo radiante es hoy muy común en los hogares. No obstante Iberterm poseí entre su gama de productos otras soluciones de calefacción radiante para los sectores industrial e residencial, como la calefacción radiante por falsos techos o por paredes (lo más apropiado para renovaciones).

UNA EXPERIÊNCIA INTERESANTE Y SIGNIFICATIVA:
Para a obtención de un ambiente de conforto y bien estar es determinante la temperatura de la envolvente de un espacio o compartimiento. Todos los cuerpos emiten una radiación. Esta radiación es la que calienta. Dos objetos con una temperatura diferente entre sí emiten radiación uno hacia otro, el que está más caliente transfiere calor al que está más frío.
Existen dos modos principales de transferencia de calor para calefacción: la convección, calienta el aire (convectores), y la radiación (por ejemplo la del sol) que transmite directamente su calor a los muros, a los objetos y a nuestro cuerpo.
En el M.I.T. (Massachussetts Institut of Technology) se ha realizado una experiencia interesante utilizando una cámara experimental cuyos muros podían enfriarse y donde se podía introducir aire caliente.
La temperatura del aire se eleva a 48°C mientras que las paredes se mantienen frías; en estas condiciones, los ocupantes del local sentían frío.
Después se realizó la experiencia contraria, calentando los muros y reduciendo la temperatura del aire a 10°C.
Esta vez, los ocupantes tenían demasiado calor.
En efecto, el enfriamiento del aire no basta para compensar la aportación de calor resultante de la radiación de los muros hacia el cuerpo de los ocupantes. Esta experiencia prueba la función crucial de la temperatura de los muros en la sensación de confort.
El ser humano intercambia permanentemente el calor de su cuerpo con el entorno que lo rodea. Una pérdida demasiado rápida de calor produce una sensación de frío. El organismo logra mantener su equilibrio térmico haciendo intervenir mecanismos reguladores adicionales que resultan desagradables, como los escalofríos.












Por consiguiente, resulta indispensable alcanzar un punto de neutralidad térmica que coincida con una pérdida imperceptible de calorías del cuerpo, sin producir desequilibrios ni sensaciones molestas, situación que corresponde a la temperatura de confort. Esta temperatura queda definida por la temperatura del aire, la de los muros, la velocidad de circulación del aire y la higrometría del ambiente.

Por estas razones: la calefacción por radiación responde perfectamente a las mayores exigencias de confort del ser humano.


webdesign: webjj